Blog Glasse

¿Cómo Nació el Popular Barquillo o Cono de Helado?

Comer helado siempre ha sido uno de los momentos que más disfrutamos, por lo que no parecía posible que hubiese una forma más divertida de disfrutar este postre. Entonces apareció el barquillo de helado. La historia habla de muchos hombres atribuyéndose la invención de este cono de galleta, e incluso existen ciertas referencias que ubican su aparición en la Francia del siglo XVIII. Sin embargo, una vieja leyenda cuenta una historia completamente diferente a la que nos imaginamos.

En un día de verano, durante la St. Louis World’s Fair un inmigrante sirio llamado Ernest Hamwi se encontraba vendiendo en su pequeño puesto una pasta crujiente parecida a los waffles y llamada zalabia. El día no estaba siendo tan fructífero como Ernest esperaba, contrario a lo que ocurría en el puesto de al lado, donde Arnold Fornachou no paraba de vender sus helados. Sin embargo, tan rápido como vendió, sus reservas de recipientes para servirlos quedaron totalmente agotadas, por lo cual aceptó la propuesta de su vecino de ofrecer los helados en conos realizados con la zalabia.

Esta historia fue publicada en la Ice Cream Trade Journal de 1928, mucho después de que Ernest diera origen a la Cornucopia Waffle Company. Aunque son variados los testimonios de quienes aseguraban ser los creadores del barquillo, desde Frank y Charles Menches hasta Nick y Albert Kabbaz, la historia ubica a Fornachau y Hamwi como los pioneros de este maravilloso tipo de helado.

¿Y Qué Pasó Luego?

Los conos de helado ganaron tanta popularidad, que las ideas para mecanizar el proceso de preparación, así como dar origen a su preservación, hicieron posible que el respetable inventor de Portland, Fredderick Bruckman, creara y patentara una máquina especial para enrollar estos conos comestibles. Pero, no fue sino hasta 1959 que el fabricante italiano de helado Spica, perfeccionó el proceso de preservación para que el cucurucho pudiese mantener su sabor y textura crujiente aún después de ser almacenado en un congelador.

¿El Resultado?

Fue la instauración de la marca Cornetto registrada por la misma compañía italiana. Aunque los comienzos de Cornetto en el mercado estuvieron marcados por una notable baja en sus ventas, esto cambió durante la década de los 70’s cuando pasó a manos de Unilever. El valor de los conos de helado, suele variar de acuerdo a la cantidad de helado en él y existe una variante con base plana que facilita el proceso de comerlo sin peligro de que se escurra o se caiga.

Combina Tu Cono Con el Mejor Helado

Ahora que ya sabes de dónde provienen y cómo realizarlos, es momento de que encuentres el acompañante perfecto para comerlos. La combinación de sabores tropicales, lograda gracias a la más fresca pulpa de fruta natural, es una de las mejores experiencias que podrás brindarle a tu paladar. Elige nuestras bases de helado de chocolate si quieres vivir un momento único de placer o el sabor cítrico y refrescante del mango para llenar tus ratos de alegría. ¡Atrévete a vivir la magia de probar cualquiera de nuestros sabores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *