Blog Glasse

Diferentes maneras de conservar la pulpa de fruta para preparar helados

La conservación de la pulpa de fruta para la elaboración de cualquier postre, especialmente el helado, es un paso importante y necesario si lo que deseamos es mantener la frescura y el sabor natural de nuestros frutos favoritos. Pero, ¿cuáles son las técnicas más indicadas para hacer que la pulpa de fruta no pierda su textura? Desde la congelación hasta el uso de tuppers, cualquier método eficaz es bienvenido si con ello garantizamos que el producto se mantenga en un estado óptimo que nos permita utilizarlo en cualquier momento deseado.

Congelando la pulpa de fruta

Es una técnica clásica y milenaria para conservar todo tipo de alimentos, principalmente las frutas. Dado que a menos temperatura las reacciones químicas en los alimentos se vuelven más lentas, los microorganismos que hacen posible la maduración de las frutas sufren un retraso en su actividad normal. Aunque ocurre una disminución de los sabores y aromas naturales de estos elementos, la congelación es uno de los métodos más efectivos para mantener sus valores nutricionales casi intactos. Se estima que las pulpas sometidas a esta tipo de preservación, tienen un alcance de un año. No obstante, esto puede variar de acuerdo a los grados bajo cero que sean empleados para este fin.

Añadiendo aditivos

Pese a que es una técnica poco usada, tuvo un auge excepcional en su momento de incorporación en el mercado. Sin embargo, utilizarla significaba recurrir al uso de agentes conservantes hechos a base de sales de azufre que acababan por adulterar el sabor y color original de la fruta. Actualmente, continúa siendo utilizada para mantener en estado líquido la pulpa de fruta y se combina con el almacenamiento a bajas temperaturas a fin de evitar las transformaciones en la textura o el sabor, aunque requiere un trato delicado para garantizar el resultado más exitoso. Debido a que los consumidores prefieren alimentos naturales, han sido aplicadas ciertas regulaciones que impiden el uso excesivo de aditivos, permitiendo sólo mínimas cantidades.

Utilizando Tuppers para conservar frutas enteras

Tomando en cuenta que algunas frutas resultan más resistentes que otras, es importante tener un método fácil y alternativo que permita darle un mayor tiempo de vida. En este sentido, los tuppers son alternativas estupendas para preservar nuestros alimentos. El truco está en colocarlas dentro de un recipiente forrado en papel absorbente y comprobar diariamente que este no esté mojado, en cuyo caso deberá cambiarse inmediatamente por otro. Es importante no lavar ninguna fruta si quieres conservarla por más tiempo y sólo hacerlo si pretendes utilizarla inmediatamente después.

Mermeladas y confituras

Son técnicas tradicionales muy utilizadas en diversas culturas gastronómicas que garantizan la preservación de las frutas y, al mismo tiempo, intensifican su sabor. El proceso se caracteriza por cocinar cierto porcentaje de fruta y añadirle azúcar hasta que se obtenga una mezcla más suave, especialmente recomendada para untar, acompañar ciertos postres o ser utilizado como ingrediente base de helados.

Los ingredientes más naturales en tu helado favorito.

Si piensas tener un helado natural y del mejor sabor no lo pienses más y ocupa cualquiera de estas maneras para conservar tu pulpa de fruta y tener un helado fresco claro haciéndolo con las máquinas de helado duro de GLASSE o si bien quieres innovar con las máquinas de frito agrégale la pulpa y crea un helado fresco y nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *