Blog Glasse

Qué hacer para que el cliente vuelva

Las tarjetas de fidelización, que hasta no hace mucho pertenecían a un territorio exclusivamente dominado por las grandes cadenas de hipermercados o los shoppings, se están popularizando y cada vez es más frecuente encontrarlas en comercios de todos los tamaños y de los rubros más variados. Los especialistas coinciden en destacar que, más allá de cual sea la envergadura de la empresa, la información que aportan los clientes a través de sus compras es un capital invaluable si se sabe cómo aprovecharla. Conocer al cliente, dar en el blanco con sus gustos y preferencias y recompensarlo por fidelidad puede significar una ventaja muy significativa entre un negocio y su competencia.

El objetivo es que la tarjeta incentive el consumo de los clientes. En los días y horarios de menor movimiento o para determinadas opciones de menú, al usuario de la tarjeta se le acreditará doble puntaje por su consumo. “Por cada peso consumido el cliente suma un punto”.

Además de darle ese plus a los clientes se debe ofrecer un producto de calidad, ya sea helado duro, suave o frito. Lo debemos realizar con las mejores máquinas y ellas son de GLASSE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *